domingo, 26 de junio de 2016

¿Por Qué Fracasó RCN En La Copa América Centenario?

Foto: www.canalrcn.com
Por: Héctor Herrera

Se acabó la Copa América, competición de resultados sorprendentes para algunas selecciones. Vimos caer en primera ronda a Brasil y a Uruguay, presenciamos las goleadas que sufrireron el anfitrión y Costa Rica, así como los siete goles que se llevaron Haití y México -aunque Haití sí marcó el de la honra-, pero sin duda alguna una de las mayores goleadas se la propinó el Gol Caracol a su competencia directa, pero; ¿por qué no funcionó el proyecto Copa América Centenario montado por el canal RCN -encabezado por Andrea Guerrero-? Solo digamos que fue una sucesión de errores que explicaremos a continuación.

Lo que mal empieza, mal acaba, y el primer paso hacia el desastre se cometió cuando anunciaron la transmisión de la competición por su canal. Las notas acerca de ello en el noticiero me hicieron recordar la medalla de oro conseguida por María Isabel Urrutia, pues lo presentaban como tal, con una grandeza y una importancia como si de la mejor noticia que hubiese recibido el país se tratase. Pero, a diferencia de esa maravillosa presea lograda en Sidney, el conseguir los derechos de un evento no era nada extraordinario, menos, cuando la razón por la cual pudieron acceder a ellos es porque pocos se encontraban interesados en transmitir la competición y la organización del evento determinó que no habría exclusividad a un solo operador por país. En pocas palabras, si Juan Pérez hubiese tenido dinero para comprar la transmisión y pasarla en su barrio, lo pudo haber hecho, aunque todos sus vecinos hubiesen pagado lo mismo.

El segundo fallo llegó con la bandera que han cargado tontamente desde enero de 2014 y que más temprano que tarde tendrán que dejar, porque ya a nadie le importa: el #YoCreo. Sí, la popular etiqueta propuesta por Juan Felipe Cadavid, segundo responsable -después de Soner Ertek- de acabar la carrera de Falcao. Él y solo él, fue quien a inicios de febrero, días después de la lesión de Radamel, comenzó a promover el numeral y hasta le sacó comercial. Recuerdo perfectamente la pauta con la empleada doméstica leyendo en un celular de alta gama (¿coherencia?) el mensaje del granito de mostaza de Falcao y acrecentando una ilusión vana, presionando la llegada del "Tigre" y su recuperación (que no se dio, por no respetar los tiempos) y condenándolo al banquillo del club en donde se encuentre. Pues sí, siguieron con la bobada y para colmo de males le sacaron tema musical. Primero era el del equipo del canal RCN, pero luego, y al ver que no les funcionaba, comenzaron a incorporar artistas como Silvestre Dangond y Pipe Bueno para promover el musical. Acabaron con la carrera de Mojito Lite -gracias a Dios-, pusieron a los marines a cantar, al ejército; incluso, hasta a los niños de la banda de guerra de la Escuelita Aurora. En fin, más que una estrategia se notaba el desespero. Contrataron un helicóptero y solo les faltó cantarla en Calypso y sacar un Jingle navideño.

El tercer error fueron los aires revanchistas, interpretados por la melodiosa voz de la señorita con cuerpo de sirena, Melissa Martínez. Muy bonita la niña, pero de diez palabras que decía, cinco eran "la selección es de todos". Y es que RCN no ha podido superar que la Federación le haya cerrado las puertas del Simón Bolívar el día que Colombia regresó de Brasil 2014. Pues déjenme aclararles algo, la Selección NO es de todos. La Selección es del que paga los derechos, y, hasta donde yo sé, el Canal Oficial de la selección, es Caracol. Ahora, sería muy bueno que el FPC también fuera de todos y que Win no denunciara contenido, ¿cierto? Señores de RCN, mejor se quedan callados.

En cuarto lugar está el equipo de trabajo. Presentaron como el CR7 del canal al Doctor Peláez. Una lástima mancharle la hoja de vida al viejo así, con ese rating tan malo. La gente no comió cuento de Peláez porque lo que a ellos les gusta es el "Tú tranquilo", el "Sóbese papá", el "Llórelo", el "Chao Papá, se fue". En pocas palabras, lo que la gente quiere oir es la narración de "El Javi" Fernández, más allá de tener que soportar a Bonnet. Es una lástima que "El cantante del gol" no haya pisado los pasillos de RCN, pues la historia sería distinta... ¡¡¡Momento!!! Javier Fernández era parte de la Futbolmanía y el canal lo dejó ir a principios de milenio. Como llevan años lamentándose de ello, encontraron en Peláez la manera de amortiguar el golpe, de seguro, con ese refuerzo de lujo, algunos nostálgicos adoptarían su transmisión. Pero, ¿cómo adoptarla con esos compañeros? La señorita Andrea Guerrero, que no sabía si estaba en el Copa América o en la Libertadores. Una mujer que no sabe NADA de fútbol y que por suerte para ella, Colombia no tuvo que enfrentar a Venezuela, pues de seguro le hubiese preguntado a Vizcarrondo que por qué si su apellido es así él no es bizco, así como alguna vez le preguntó a Dudamel -cuando jugaba en el fútbol colombiano- que si su apellido era así porque era un arquero que dudaba. No, los apellidos no se escogen señorita, pero ojalá se pudiera. De seguro, a usted no le habrían puesto Guerrero, porque de guerrera no tiene nada. A eso hay que sumarle la narración morfeica de "Jotas" Mantilla. De verdad, muchas gracias por ser hincha del Leopardo, se lo agradezco, pero o cambia la entonación o voy a colocarle sus narraciones a mi hija cuando no se quiera dormir. En cinco minutos caerá de seguro. Y como si no fuera poco con esto, bueno... ustedes ya saben de quién vamos a hablar.

Sí, la puntilla, el director del circo. A los colombianos no les gustan los comentarios estúpidos y sin sentido del señor Eduardo Luis. Un tipo que no tiene respeto alguno por el televidente ni por la profesión, que suelta al aire la primera barrabasada que se le viene a la cabeza en su afán de ser chistoso y original, cosa que no logra. Un individuo, que por ahí, si acaso, podría ser una buena garganta para reemplazar la voz del "pito, caucho y manija para la olla express". Un narrador, que hoy por hoy es la gran mentira del periodismo deportivo en el mundo y que se ha sostenido en el puesto, no por bueno, sino porque no dan con nadie más -y no le quieren rogar a Jorge Eliecer Torres-. Un aspirante a payaso que de payaso no tiene nada, pues por nuestro país desfilaron grandes como Pernito, Tuerquita y Bebé. Un auténtico fracaso, un campeón de lo malo y lo reiterativo, un ejemplo de lo que no se debe hacer.

Así se hundió solito RCN. Mis más sinceras felicitaciones al Canal Caracol por su rotundo éxito y por ser fieles a su escencia. Saben lo que a la gente le gusta y cómo les gusta, lo aplican y mantienen su estilo, mientras que la competencia sigue tratando de innovar y va de fracaso en fracaso, porque la innovación no se trata solo de sacar mil productos nuevos -canciones-, también se trata de utilizar lo que ya ha funcionado y potenciarlo; pero lo más importante, el innovador sabe cuándo hay que innovar y cuándo aún se puede esperar un poco, como lo han hecho los creativos de Caracol. Y no digo que todo en RCN sea malo, lamento la situación por grandes periodistas de la talla de Ricardo Henao, José Fernando Neira, Campo Elías Terán Jr., Antonio Casale -¿estuvo?- y otros más que se me escapan, que trabajan en silencio y lo hacen bien, sin afán de mostrarse, sin intenciones de figurar. Todo lo contrario, figuran, porque trabajan para el equipo periodístico, no para hacer sobresalir su nombre. A ellos, todos mis respetos, pero mientras las políticas del canal sigan enfocadas en dar ventana a la ridiculez en materia deportiva, lamentablemente los van a ir arrastrando, y ojalá que en un futuro no terminen trabajando en el puestico de comidas rápidas de Eduardo Luis, llevando domicilios de papas a la francesa y salsa rosada.

PS: Haciendo un balance un poco más sencillo de la situación, creo que RCN no logró ganarle a Caracol porque no creyeron que podían. Recordemos que  ♪ ♫ ♩ ♬Ganar comienza por creer en uno mismo y en el otro... ♪ ♫ ♩ ♬

El pez muere por la boca.

jueves, 23 de junio de 2016

¿Marlos Moreno? ¡No! Malo Moreno

Foto: www.aldia.co

Normalmente, ante el fracaso, ese al que ya nos tiene acostumbrados el señor Pékerman, saldría a destruirlo. Sí, fracaso, porque no ha ganado ninguna de las tres competiciones que ha jugado en los últimos tres años, y que no me vengan a decir que nos llevó al Mundial, eso no es un logro, esa es su obligación, para eso se le contrató. Pues bueno, no perdamos la costumbre. Sí, el tal "Don José" no fue capaz de ganar un torneo inventado. Ahora bien, tampoco es que sea tan dramático desde el punto de vista futbolístico. Esta selección nunca ilusionó, ganó bien el primer partido, sufrió contra Paraguay y de ahí en adelante no volvió a ganar, de hecho, no marcó en sus dos últimos partidos. Esperemos que lo haga en el partido por el tercer puesto.

Lo que sí decepcionó fue la estrella que nunca brilló. Se puede hablar de un Fabra espantoso, sí, pero es que Fabra y nada es lo mismo. Hablemos de Celis, que se disfrazó de Stefan Medina (de ese mejor ni hablemos) y todos los rivales le ganaban. Mencionemos a Dayro, ah, verdad, el argentino lo llevó a pasear. No lo convoque, pero no sea grosero, no haga cosas malas que parezcan buenas. O mejor nos referimos a "Asprillita", un tipo bocón que no le aporta nada al combinado patrio. Un jugador que tuvo cinco partidos buenos con Nacional y ascendío de la nada a sentarse a la derecha del padre,  aportando un pase, sí, un pase, nada más que un pase, no ha hecho más que eso en la selección. Ah bueno, marcó un gol contra Costa Rica, gol de estilista, pues no sirvió sino para maquillar el resultado. De ahí en adelante, nada.

Y cuando Colombia terminaba de hundirse frente a Chile y trataba de al menos irse con el uno en el electrónico, se quedaba estático esperando que el balón llegara a sus pies. No pasaba entre líneas, no hacía diagonales, no desconfiaba del rival. No importaba que Colombia estuviera muerta desde el arranque, porque seamos sinceros, desde el minuto cinco cuando llegó el primer gol Colombia estaba eliminada; no porque yo lo diga, sino por el desespero -miedo- con el que salieron a buscar el empate como si quedaran tres minutos de juego. Los muchachos, ya se sentían eliminados y salieron a buscar el gol como fuera. Y llegó el gol, no precisamente de los nuestros.

Por ningún lado se vio el Asprilla que le hiciera un triplete al Barcelona, ni el que le quitara el invicto al Milán. Tampoco estaba el que se robó una pelota en el Monumental para clavarla en el ángulo. Porque sí, de la vida personal de Faustino usted puede decir lo que quiera si piensa que con eso va a opacar su trayectoria como jugador, pero al hincha, al tipo que paga la boleta, no le importa a quién le disparó ni si salió con una o con la otra, lo que realmente le interesa son los goles. De nada sirve un futbolista que cumple los diez mandamientos si es totalmente INOPERANTE en la selección.

Se habla de que está por llegar su traspaso a Europa, posiblemente al Inter de Milán. Me alegra, que se vaya y que la pase bien. Quizá allá aprenda algo y se le pueda convocar en unos dos o tres años, como pasó con Medina, aunque no aprendió nada, pero ya no está tan fresco el recuerdo de su fracaso. Pero ahora mismo no se necesita, no es un elemento que le pueda aportar a Colombia algo distinto a ser un cambio de esos que se realizan al 90+2 para consumir algunos segundos. Que a la selección no vuelva, al menos no por ahora. Mejor que trabaje, que se concentre en su club y que cierre el pico.

No tengo claro hasta qué punto esté dentro de los planes de "Piscis" esta flor de un día, pero supongo, por lo visto en los partidos, que estará en la nómina. Porque parte del fracaso es culpa de "Piscis" o bien de la Federación, pues para nadie es un secreto que Colombia fue a Estados Unidos pensando en los Olímpicos. Basta con recordar a Roger en el campo y a Bacca en el banquillo. Terrible experimento que ojalá ayude en algo, pues Argentina y Brasil también jugarán en Río y no los vi probando chiquillos en plena competición, inventada, pero seria para ellos, porque lo quieren ganar todo.

El caso es que si va a los Olímpicos, como se piensa, ojalá no piense que va como refuerzo. Irá como uno más del grupo de 15 menores, como un obrero. Deberá trabajar, correr, esforzarse, desconfiar. Si lo hace, abrirá al menos la ventana chica de la Selección absoluta. Eso sí, que cierre la boca y deje de creerse estrellita, porque en lo único en que Asprilla y él se parecen, es en el color de piel.
© 2012-2016 LA DOBLE H. Todos los derechos reservados.