sábado, 16 de abril de 2016

No A Toulón, Acierto De "Piscis" Rumbo A Los Olímpicos

Foto: www.foxsports.com.mx
 Por: Héctor Herrera

Conocido el sorteo de los grupos del fútbol masculino de Río 2016, comenzó la lluvia de flechas y la especulación, como siempre, de los que no saben. No nos correspondió el grupo de papel pero tampoco el de hierro. Sea como sea, Colombia tiene que prepararse, porque los Olímpicos son como el Mundial, hay que ganarle al que se atraviese. No estamos parados sobre la nube, como algunos creen, pero tampoco somos los galácticos. Hay cosas que mejorar y el Torneo Esperanzas de Toulón parecía ser la ocasión perfecta para medir el aceite y ajustar las líneas, pero no, es más contraproducente de lo que usted imagina, o por lo menos así es para esta selección.

Llega Colombia a Toulón y por ahí no pasa del empate ante sus tres primeros rivales. Cae eliminado, con el fútbol poco vistoso que ha mostrado, porque todo hay que decirlo, quizá sin marcar gol y hasta goleado. "¿A qué vamos?", "La Selección Olímpica no ve una", "Nos bailaron", "Horrorosa derrota de Colombia en Francia". Esos serían solo algunos de los titulares que podríamos llegar a leer y apegándonos al primero, pues en serio, ¿a qué vamos?, con esa actitud destructiva ante los resultados de un torneo invitacional amistoso, pues mejor nos quedamos, pa' evitar mala prensa.

Pero resulta que Colombia no solo pasa de ronda sino que vuelve a llegar a la final (como en sus dos últimas presentaciones), y por ahí la gana. "¡Vamos por el Oro!", "Río será nuestro", "Campeones y que nos tengan miedo", o el baja caña, "Campeones pero sin convencer". En definitiva, el otro extremo, el que ya nos hizo daño en 2013 cuando fuimos campeones del Sudamericano y esperaban título en el Mundial de la categoría.

¿A qué vamos a Toulón?, será a dar pie para que sigan destruyendo este grupo de guerreros que tienen un sueño y que, mal que bien, ahí van. Algunos se atreven a catalogar de error no ir a Francia, que entre otras cosas, no anda muy bien en materia de seguridad junto a otros países de la Unión Europea. Acierta "Piscis", descarta una posibilidad de probar por proteger a los suyos. Decisión sicológica bien tomada, blinda al grupo, pide no ir ni a este ni a otro torneo antes de Río y hace la Pékerman, "por aquí no pasa nadie y hablo hasta el día del partido". ¿Qué estaban esperando?, ¿Papaya? No señores.

jueves, 14 de abril de 2016

Selección Olímpica Masculina: No Tenemos Miedo

Foto: www.futbolred.com

Peor ambiente no podría tener el combinado nacional masculino que participará en las justas olímpicas de Río 2016. El clásico comportamiento de "colombiano mata colombiano" que lidera el enemigo número uno de "Piscis", el vómito de periodista Andres Marocco que ha promovido el odio hacia el maestro Restrepo a través de las emisiones de ESPN; sumado al poco reconocimiento de los logros obtenidos por el seleccionador han estigmatizado a un grupo maravilloso de jóvenes promesas.

Sorteados los grupos la sensación empeoró, sentenciando a una selección que si bien no ha tenido un fútbol vistoso, consigue resultados y logra los objetivos propuestos. Ya se habla de Nigeria, de Suecia, no se toca a Japón. Ya metieron hasta a Zlatan y, en el quizá peor error de la prensa prepagada, se pide por la inclusión en el grupo de priviliegiados de un incompetente Falcao, de técnica extraviada, movimientos erráticos y un fútbol pálido como el que mostró en su ingreso durante el último encuentro de su equipo, Chelsea, evidenciando una vez más que hoy día no define ni un término con diccionario en mano. Un jugador con un solo gol desde su contratación y que carga encima más de mil minutos sin ver ni siquiera la red del colador de la cocina (Lea También: NO Rotundo A Falcao En Los Juegos Olímpicos).

Colombia inicia con Suecia, en Manaus. Plaza dura, rival no tanto. Suecia, tras 28 años de ausencia, regresa a los olímpicos con una selección desconocida, pero de buen trato a la pelota. Como refuerzo Zlatan, quien al mejor estilo Falcao; pidió ir. Ahora, de ahí a que lo presten, es otra cosa. Como en todos los partidos de Fase de Grupos se debe empezar sumando, y esta vez de a tres. La corte sueca tendrá que intentar batir a un maravilloso Ospina que estará en Río, porque los equipos se arman desde atrás, como dice el librito. La defensa, que no está nada mal, brindará seguridad y transmitirá confianza para que Cuadrado y James se muevan con libertad. Sí, no le dé más vueltas, esos tres serán los refuerzos, no pida lo que no sirve, no pida lo que estorba. Con eso, y si los de adelante están finos, se debe ganar sin problemas.

La prueba de fuego llega en la segunda fecha, en la misma sede, con Japón. No, no es Japón-Japón, es Japón juvenil, la de los seis olímpicos consecutivos, la cuarta en Londres. Ante ellos nos jugamos la vida, ante ellos hay que no perder. Sobre el papel puede que Nigeria sea la selección temida, pero no, Japón es de mayor cuidado.

Finalmente Colombia cerrará con Nigeria, en São Paulo. A esta altura, los nuestros no deberían necesitar más de un empate para estar en la siguiente fase. Las "Águilas Negras" tienen un despliegue de velocidad interesante, no asisten a unos olímpicos desde 1996, pero tienen fútbol y garra. Un error y un gol, una oportunidad perdida y quedará así, perdida. No acostumbran a dar ventajas, son fuertes corporalmente, pelean todo.

Tres de los cuatro seleccionados cumplen con una característica especial, llevan un buen tiempo sin asistir a las justas olímpicas (especialmente Suecia y Colombia) y buscarán darlo todo. En ese item, no hay mejores ni peores. Línea por línea, pareciera que somos los más débiles (junto a los suecos), pero ¿cuántos jugadores del Arsenal o del Real Madrid pueden reforzar sus plantillas?

Colombia va sin complejos, sin miedos. Este grupo ha logrado cosas importantes, sabe ganar y gana sin importar el cómo. Y si así es con la base ¿cómo será con estos tres cracks que, salvo lesión, serán parte de la plantilla?

¡Qué nos manden al que sea! Sin modestias ni complejos. Esta selección hará historia en Río. Que nos pongan a Brasil y Argentina en las siguientes fases. No tenemos miedo.

Selección Olímpica Femenina: Sin Presiones

Foto: Vanguardia Liberal.

La suerte está echada y parece que al combinado colombiano femenino no le podría haber tocado un grupo peor en Río 2016. Las chicas, que de "Superpoderosas" no tienen nada (por favor Andrea Guerrero, no más), repiten grupo con Francia y Estados Unidos; con la novedad de que esta vez los acompañará el seleccionado neozelandés. Eliminadas por donde se les vea, más con el precedente del amistoso ante las estadounidenses perdido hace pocos días por un resultado sacatécnicos.

Colombia abre con Francia, cuarta en las últimas olimpiadas, vieja conocida. Ante ellas, se perdió en Londres por un tanto en los primeros minutos del partido. Fue un encuentro táctico, como debe serlo nuevamente en Río. Pero esta vez la importancia está en sumar, al como sea, y cuando digo sumar me refiero a sacar el 0-0, parqueando el bus, con un doble cinco, o bueno, qué doble cinco, con un 7-2-1 si es necesario. Colombia no va a ganar ese partido, en serio, ese no, pero el punto es el que cuenta.

Tres días después la cita será con Nueva Zelanda, nuevamente en el Mineirão. Este es el partido del despliegue ofensivo, si es que lo hay, de dar el todo por el todo. Aquí se debe ganar, si se puede, por dos o tres goles, si no, así sea por 1/2-0, pero ganar. Y digo medio porque las niñas no han marcado ni un solo gol en las olimpiadas. Aún así, se debe intentar lograr la victoria, como sea, con autogoles, con penales, empujando el balón con la mano; no importa. Hay que ganar, y si se logra, estaremos en cuartos, con 4 o 3 puntos (si es que no pudieron con Francia), como mejores terceras, pero estaremos. Si se empata o se pierde, charter para Bogotá.

Finalmente, la bestia, el campeón defensor, en Manaus. Estados Unidos, que ya nos paseó en Londres 3-0 y nos aplastó por siete goles hace nada. Ante ellas, qué 7-2-1 ni qué nada; 9-1. Todos abajo, porque hay que evitar la mayor cantidad de goles en contra. En Londres, Corea del Norte se quedó fuera como tercera por gol diferencia. Así, y solo así, Colombia llegaría a la siguiente fase.

Pero seamos sinceros, el nivel es bajo, bajísimo, paupérrimo. La preparación mala, las convocadas, peores. Colombia apenas hace dos meses aprobó la Liga Femenina. ¿Qué se les puede exigir a estas muchachas que tratan de hacer ladrillos con papel?

Que vayan, que jueguen, que se diviertan, que rían y que lloren. Vamos a sumar experiencia, a ver qué pasa. Su obligación es jugar, nada más.

viernes, 1 de abril de 2016

NO Rotundo A Falcao En Los Juegos Olímpicos


Foto: www.sport.es

Por: Héctor Herrera

Estoy casi retirado de mi blog, en buena parte porque ando ocupado con otros asuntos pero también porque a veces uno llega a sentirse poco útil al dedicarse a esto. Pones las cartas sobre la mesa, compruebas los hechos con argumentos, con estadísticas y tras ese proceso ves como la gente no entiende las cosas, o peor aún, las cuestionan por pura pasión. Y es precisamente esa pasión mal llevada por algunos la que me motivó a volverme a sentar aquí y comenzar una campaña contra la injusticia que se busca cometer mediante presiones indebidas. Normalmente escribía una vez salida la convocatoria y después de los partidos, pero ya no. Lo admito, he perdido la costumbre y hasta las ganas, por ello quizá esta columna no sea la más brillante ni la mejor redactada. Esas cosas desaparecieron este año, pero a pesar de ello voy a tratar de plasmar mis reflexiones.

Aquí he escrito de todo sobre Falcao. Lo ataqué a más no poder por su conducta indebida al ser el único jugador que no respaldó a Gómez, por salir haciendo politiquería para el presidente Santos con la famosa frase "mi aporte es creer, yo creo en la paz" y por su récord mentiroso marcándole goles a Bahrein y Kuwait. Las dos primeras se las perdoné cuando se anunció que no iba a ir al Mundial, fue una manifestación de justicia divina para mí, no lo merecía, no después de semejantes canalladas. La tercera, pues es una cosa más de apreciación, sin embargo no le doy tanta relevancia. Pero también se le ha defendido, como cuando le criticaron su paso al Mónaco, como si alguno de los hinchas del "Tigre" le fueran a pagar sus cuentas, o la vez que desnudamos la manera en que la prensa acabó con su carrera deportiva. En fin, se le ha dado pan y rejo por igual.

Debido a su poca actividad, ya no veía necesidad alguna de siquiera mirar qué estaba haciendo... Bueno, al menos hasta el 29 de Marzo de este año. Ese día comenzó la campaña #YoCreo2, ya no liderada por el perverso Juan Felipe Cadavid, quien se inventó a principios de 2014 la nefasta etiqueta acompañada de comerciales que empujaron al pueblo a pedir por la presencia de García en el mundial y que forzó una recuperación mal hecha que acabó con la carrera y la vida de un ser humano. No, esta vez liderada por otros, pero alimentada por la boca del mismísimo Falcao.

Se pretende que Radamel, un jugador que no está en forma física, sin ritmo de competencia, sin gol, desordenado emocionalmente por su caída futbolística, olvidado hasta por la prensa que agotó todo el tiraje en otros tiempos gracias a él, venga a reforzar, repito; reforzar, repito; reforzar, y que pena que sea tan cansón pero, repito; RE-FOR-ZAR a la Selección Olímpica que, entre otras cosas, clasificó sin él. Y como si el pedido de la prensa no fuera lo suficientemente grave, es el propio jugador quien dice que "se está preparando para los Olímpicos", que para él "será una revancha", como si fuera suya la decisión de estar o no, con una sobradez y un tufillo a estrellita que no le queda nada bien.

Señor Radamel Falcao García Zárate, muchos hinchas le agradecen por sus goles con los que se consiguió el tiquete a Brasil 2014, hinchas entre los que no me incluyo, pues no creo que usted haya hecho todo solo, nunca lo vi atajando balones. En fin. Quizá algunos piensen que esta sería una oportunidad perfecta para recuperar su confianza y que vuelva a rugir en un futuro en el Metropolitano, pero seamos sinceros, la selección Mayor no lo necesita, camina solita, en parte gracias a las acertadas convocatorias del técnico, aunque no sea de mi agrado. Pero así como la selección absoluta no lo necesita, la Olímpica tampoco. Este grupo ya tiene suficiente arena que cargar con el rejo que le dan al seleccionador a pesar de haber conseguido un Campeonato y un Sub-Campeonato Sudamericano, dos clasificaciones a Mundiales y ahora el cupo a Río. A estos muchachos les basta con las críticas que reciben algunos por su vida privada, otros por el desempeño en el campo de juego con un fútbol poco vistoso, y además, el peso  de dos décadas y cuatro años sin asistir a unas justas olímpicas en esta disciplina, como para que también tenga encima la "obligación" de recuperar a un jugador. Esta Selección necesita delanteros seguros, ordenados mentalmente, que jueguen sin el afán de demostrar nada; no jugadores en crisis y con el agua al cuello.

A usted ya se le dio la oportunidad de recuperarse en la pasada Copa América y el resultado fue NEFASTO. El peor registro de anotaciones de la selección en TODA SU HISTORIA, un solo gol y convertido por un defensa. Yo le hago un llamado para que apele a su sensatez, a su cordura. Espero que Dios le hable y se dé cuenta que no debe hacer parte de ese grupo. Usted ya sabe lo que es jugar en categorías juveniles, conoce de las ilusiones a esa edad, de los sueños, de las ganas de figurar. No cometa el error de seguir "trabajando para los Olímpicos" como aseguró hace unos días, no siga subiendo fotos a sus redes entrenando en casa a ver si lo colocan a jugar o si alguien lo nota, no le dañe la ilusión de medalla a este grupo de muchachos que se han ganado todo esto con empuje y con fútbol, no muy bueno, pero con el suficiente. Sea lógico, mírese al espejo y dese cuenta que ya no es el mismo de antes y que nunca volverá a serlo, que su aporte fue importante pero que hoy día su mayor aporte es no aportar, que hace dos años valía el dinero que muchos colombianos nunca hemos tenido pero que hoy día nadie con dos dedos de frente daría por usted ni una libra de maracuyás, y que sí, sigue siendo "El Tigre", pero un tigre con mirada de fiera y fútbol de peluche.

Ah, y perdóneme si lo ofendo pero usted con su actitud de Zlatan, autonominándose para los Olímpicos y vendiendo la idea de "revancha" sobre su macabro plan de intentar recuperarse y jugar como sea a costa de la ilusión de unos muchachos, con solo eso, ya está ofendiendo a Colombia. Así que primero respete.
© 2012-2016 LA DOBLE H. Todos los derechos reservados.