viernes, 18 de septiembre de 2015

Ricardo Ossa, ¡Perdónanos!

Foto: www.las2orillas.co
Por: Héctor Herrera

Pues sí, hace unos años escribí La Hinchada No Le Aguanta Más A Ossa & Asociados, en parte porque excluían a una gran mayoría de aficionados, ojo; excluían, porque rectificaron luego de ello. No les extrañe la hora de esta columna, pues concreté mi transacción hace bastante poco y el resto del tiempo lo dediqué a ayudar a quienes no habían podido hacerlo.

El desorden de Ticket Shop es monumental. En primera instancia un gran sector de la fanaticada quedó a la espera de "los sobrados" al abrir una preventa para aquellos que tuvieran tarjeta de crédito. Ah, pero eso sí, no una tarjeta cualquiera, sino la tarjeta de crédito oficial de la Selección Colombia. Como les fue mal (que eso es decir poco) entonces habilitaron la compra con cualquier tarjeta de crédito Bancolombia durante el último día de la preventa. Y claro, como esa tarjeta sí la tenía, pues entré, muy fácil, quise seleccionar mis localidades, pero no todas las tribunas estaban habilitadas. Es decir, una preventa que de exclusiva no tenía nada, porque si se destinan 4.000 boletas, son cuatro mil boletas hasta que se llegue al tope, no en los puestos que a la empresa se le dé la gana (y eso que era la venta preferencial).

Pues llegaron las 12:00 AM y comenzó el calvario. Media hora esperando la actualización, que una vez hecha solicitaba los datos y, ojo, una verificación de si usted era o no robot. ¿Pueden creerlo? Claro, un robot va a comprar boletas. Código de seguridad que, entre otras cosas, consistía en "selecciona las donas", "selecciona los nombres de calles", "selecciona las naranjas", "selecciona los huevos fritos". En fin, pronto muchos desesperamos y preferimos verificar por sonido.

De ese paso, que muchos no superaron porque la verificación vencía, llegábamos a la plataforma. Se veía el césped, hermoso, imponente, oscuro. Eso y nada más. Ah sí, un letrero de "Analizando Usuario" eterno. Los que lograron pasar se encontraron con el panorama negro. Los mejores asientos vendidos, ¿A quién? No sé, ¿Reservados para la venta presencial? Quizá, aunque esa no es la manera de proceder; la venta presencial debe ser el remanente, respetando la cantidad pactada. Dos veces logré seleccionar localidad, una sola vez llegué hasta el pago, que entre otras cosas NO se podía realizar con Tarjeta Débito (como se anunció), solo crédito. Digité con rapidez, porque a diferencia de Ossa & Asociados que tardaba pero te mantenía, Ticket Shop te echa como un perro si en 15 minutos no concretas la transacción, tiempo que resulta insuficiente debido a la pésima plataforma que tienen (muchas veces los 15 minutos se iban seleccionando tribuna, no precisamente culpa del usuario).

Dios estuvo de mi lado, y al primer intento aprobaron mi transacción. Repito, Dios estuvo de mi lado, porque muchos otros no pudieron, las tarjetas las rechazaba, los códigos de seguridad también... En fin, un desorden completo.

Todos recordamos con amargura lo sucedido con Ossa & Asociados para el partido Colombia-Ecuador, pero por esas cosas de la vida, esa vez también logré comprar a tiempo. Ese episodio manchó a la agencia de viajes, a quien ahora venimos a extrañar. Si hubo algo bajo cuerda o no, ya no importa, pero el manejo en general era muy bueno, no restringían tribunas, se habilitaba todo a la par, no se guardaban remanentes. Lamentablemente el contrato está firmado y la Federación NO va a retroceder. Colfútbol no pierde, ellos tienen la boletería de los nueve partidos ya vendida y pagada por Ticket Shop (así funciona, con ellos no se quejen). Solo queda resignarnos, o en el mejor de los casos, esperar que Ticket Shop rectifique mientras decimos:

¡¡¡Perdónanos Ricardo Ossa!!!
© 2012-2016 LA DOBLE H. Todos los derechos reservados.