lunes, 29 de abril de 2013

Dejen Trabajar A "Piscis" Restrepo



Columna Especial Para: Directorio Deportivo
Véase También Aquí: Dejen Trabajar A "Piscis" Restrepo
Por: Héctor Herrera 

La semana pasada, mientras la selección Colombia sub-20 iniciaba su ciclo de preparación para enfrentar el torneo Esperanzas de Toulon y posteriormente el Mundial de Turquía, algunos periodistas malintencionados aprovecharon la brillantez de uno de nuestros jugadores, para atacar al técnico Carlos Alberto Restrepo.

 Una magnífica actuación de Víctor Zapata dio pie para que aquellos anticolombianos, cuestionaran el grupo de convocados que trabaja en la capital de la república; e iniciaran la creación de una atmósfera oscura que busca dañar el ambiente de nuestros muchachos y sumarle presión a los juveniles nacionales. Con trinos venenosos a través de Twitter y notas deportivas en reconocidas emisoras, los habituales destructores de los técnicos colombianos exigieron el llamado de aquel jugador del Tottenham a la selección sub-20, y no contentos con ello, prácticamente pidieron su titularidad en la tricolor.

 Estos hechos no son nuevos en nuestro medio. Desde hace unos doce años, el periodismo deportivo en Colombia se llenó de muchachitos enamorados de los extranjeros, "profesionales" sin ningún sentido de hermandad hacia sus compatriotas, parásitos encargados de acabar con la imagen de aquellos entrenadores nacionales que no trabajan como ellos quieren o que simplemente; no se dejan acorralar por sus espinosas preguntas y les contestan con demasiada franqueza. Y claro, "Piscis" no fue la excepción.

 Desde antes del inicio del Sudamericano sub-20 de Argentina, algunos colegas del campo deportivo arremetieron contra el entrenador paisa porque este no había convocado varios de los futbolistas que actúan en el exterior. Sin embargo, tras la obtención del título sur continental y la clasificación al mundial de Turquía; estos mismos personajes se acercaron muy hipócritamente al aeropuerto para recibir al grupo de jugadores y cuerpo técnico, e incluso algunos se atrevieron a hacer extensas notas y recopilaciones sobre la consagración de los nuestros en tierras gauchas.

 Resulta irrespetuoso e ignorante, haber tenido la osadía de incomodar a una selección que con estos mismos jugadores, logró en Febrero pasado levantar un trofeo que no acariciaba desde el año 2005. Produce asco observar a algunos reconocidos periodistas alegar por la ausencia de un jugador casi desconocido, pero no atreverse a emitir notas sobre la injustificada ausencia de Jackson Martínez en la titular del equipo mayor; posiblemente por el miedo que les produce estar en contra de ese técnico extranjero que tanto ellos pidieron. Basta con recordar que el año pasado, en medio del escándalo suscitado por la presencia del empresario Pascual Lezcano en las concentraciones de la selección Colombia; ninguno de los "sabios" del periodismo deportivo se atrevió a cuestionar al adiestrador argentino y tan solo un valiente colega de apellido Bermúdez; cumplió éticamente con su labor comunicativa al interrogar directamente a Pékerman sobre el tema.

Señores periodistas de tableta en mano y pensamiento extranjero, es de público conocimiento su odio e inconformismo hacia los entrenadores nacionales, pero si aun tienen un poco de decencia absténganse de incomodar al profesor Restrepo. Les recuerdo que bajo la dirección de "Piscis" la selección logro el cupo al mundial sub-20, una clasificación real, no parcial, como la de algunos técnicos argentinos que fingen trabajar en el país pero que en realidad se dedican a pasear. Si les emociona mucho que un jugador marque cinco goles en una semana, los invito a mirar las cifras de Mauricio Molina con el FC Seoul de Corea del Sur, para que como es costumbre en ustedes, se lo sugieran a su "nuevo Dios" José Pékerman.

 No maltraten más al trabajador colombiano, pues seguro estoy que no sería de su agrado que uno de esos foráneos que tanto adulan y defienden, viniera a despojarlos de ese lugar que con tanto esfuerzo han alcanzado en el periodismo.

martes, 23 de abril de 2013

Diario Marca En Colombia, Más De Lo Mismo


Por: Héctor Herrera 


"...Perdí mi plata". Con esa frase culminó la respuesta de mi padre la noche de ayer, luego de que le preguntara el por qué se había atrevido a comprar la primera edición (y ojalá última) del Diario Marca colombiano. Y aunque personalmente me alegra que un periodista de la talla de Germán Arango sea la cabeza de este proyecto, de entrada, dos cosas me han causado gran disgusto.

En primer lugar, aunque para muchos la llegada del diario español a nuestro país es un "gran acontecimiento"; para mí no es más que la prolongación de la búsqueda incesante de copiar modelos internacionales. Aquí todo lo quieren extranjero, hasta el técnico. Aun así, las empresas foráneas están en todos nuestros campos y por ello había decidido darle el beneficio de la duda a esta nueva publicación.

Sin embargo, cual sería mi sorpresa al ver en la portada al "lavaperros" del presidente Juan Manuel Santos y no contentos con ello, mi papá me dice: "eso no es nada, adentro hay otras tres páginas de él". Fue un momento de decepción absoluta, no me atreví a leerlo y ni siquiera lo toqué; me limité a que mi progenitor me contara qué tal le había parecido la nueva circulación deportiva, a lo que contestó sin dudarlo un segundo: "Nooo, que periódico tan malo, perdí mi plata".

No lo estaba diciendo yo, lo decía un hombre que lleva más de 40 años de leer la prensa deportiva de este país, que conoce casi que todos los diarios de circulación nacional y por ello, tiene toda la autoridad y conocimiento suficiente para lanzar este tipo de opiniones. Decidí entonces no malgastar mi tiempo en lectura vacía, pero justo cuando me marchaba mi padre lanzó esta frase que me frenó en seco: "pero también salió lo de Jackson". "¿Jackson?, ¿En serio?", le pregunté; pero la respuesta fue peor que aquella portada del lunes.

Según mi papá (pues por respeto a los diarios de la patria, yo no me atreví a leer eso), al "tigre" le sacaron una página completa por haber marcado un gol de "palomero" frente al Sevilla, pero a Jackson; quien marcó DOS goles con el Porto de Portugal, club y país donde es hombre record; lo anunciaron en un rectángulo que apenas si se veía.

Colombia, llegó "Diario Marca", llegó más de lo mismo. Más campaña publicitaria para Falcao y más racismo en el fútbol. Un nuevo diario que de entrada, al mejor estilo de José Pékerman; está minimizando la grandeza de Jackson Martínez, hoy por hoy mejor jugador que Radamel.

Da tristeza que un periodista de la talla de Germán Arango haya caído en ese juego, pero no lo juzgo; el dinero puede hacernos débiles a los más fuertes. Gran curiosidad me ha causado siempre que los periodistas deportivos pidan técnicos de afuera, o que exijan que los adiestradores de aquí se capaciten en el exterior; pero lo que nunca he escuchado es a uno de ellos pedir que los reemplacen con colegas foráneos.

¡Eso si no! ¿Cierto?

PD: Quedé muy sorprendido al ver como después de que publiqué mi columna "¿Quién Es Realmente Falcao García?", el comercial donde aparecía Falcao no volvió a ser emitido ("rarísimo"). Sinceramente no creo que el haya leído eso (estoy seguro que ni le importa quién soy yo), pero algo me dice que alguno de los periodistas "falcaistas" que me siguen, si lo leyó; y por ahí él se pudo haber enterado de "alguito".

Es muy sospechoso que Mariana Pajón siga saliendo y el no. O ¿será que mandó una carta pidiendo que el comercial no se mostrase más porque es cristiano y su religión se lo impide?

lunes, 8 de abril de 2013

¿Quién Es Realmente Falcao García?


Por: Héctor Herrera 



El sábado pasado, cuando me disponía a presenciar a través del servicio abierto de televisión el compromiso entre la Selección Colombia Sub-17 y su similar de Ecuador; me encontré con una propaganda que me sorprendió. En uno de los comerciales del gobierno nacional, el jugador del Atlético De Madrid y del combinado nacional mayor; Radamel Falcao García Zárate, apareció apoyando el actual proceso de paz que lidera el Señor presidente de la república, Juan Manuel Santos.

No creía lo que estaba viendo, el que para muchos es el mejor jugador de la tricolor estaba apoyando la impunidad de crímenes de lesa humanidad. Claro, la frase no era precisamente esa, sino "mi aporte es creer, yo creo en la paz"; lo cual es un evidente mensaje de respaldo al actual proceso de paz y con el, todas las acciones en contra de las víctimas que esto conlleva.

Afortunadamente para mi y para todos aquellos que tengan la oportunidad de leer esta columna, mi memoria aún funciona perfectamente y aprovecharé este espacio para recordar ciertos hechos que para muchos pasaron desapercibidos de aquel que muchos conocen como "el tigre" (yo lo denomino "el sindicalista" o "el sacatécnicos").

Era el año 2011 y el entonces técnico de nuestra selección Hernán Darío Gómez, tuvo un inconveniente en su vida personal que algunos malintencionados aprovecharon para pedir su cabeza. Muy sabio resultó el señor Luis Bedoya, amplio conocedor del pensamiento mezquino del colombiano promedio; quien identificó inmediatamente el ambiente de falsa moral e ideó un excelente plan para continuar con tan magnífico proceso. Se presentó una carta de respaldo a "Bolillo", firmada por todos los jugadores de la selección; todos excepto uno, Falcao.

Cuando Bedoya llamó a Radamel a informarle, el jugador del Atlético De Madrid no dio autorización de que su nombre apareciera bajo la siguiente frase: "soy cristiano y mi religión no me lo permite". Es decir, que el hombre que desperdició un penal clave en la Copa América del 2011, la figura de la Selección Colombia; no quiso apoyar al técnico que puso la cara por él frente al país, luego de que malograra la pena máxima que provocó la eliminación de aquel certamen. Unos días después, el presidente Santos dijo que "rechazaba la violencia contra la mujer en todas sus manifestaciones" y una horas más tarde, "Bolillo" hizo irrevocable su renuncia.

Yo sabía de la indisciplina de Falcao, de la manera en que dividió el grupo en la era Pinto quejándose de los horarios, de su inconformismo por la sistema táctico que utilizó Eduardo Lara (técnico al que le debe mucho, pero "como raro" le hizo la guerra), e incluso; de la dudosa lesión que dijo tener en la era Leonel a pocos días de los choques contra Venezuela y Argentina, pero esto; es indignante.

Me pregunto ¿por qué Falcao condenó una simple cachetada pero no le importan los miles de muertos que provocaron algunos asesinos?, ¿debe ser castigado con todo el peso de la ley y la sociedad un golpe, pero debemos dejar libres a los homicidas?, si Radamel es tan cristiano como dice ¿acaso esa religión premia con impunidad a quienes acaban con la vida del prójimo?

Esas preguntas las contestan ustedes desde su criterio, pero en lo que a mi concierne el señor García no es más que un falso moralista, una vergüenza humana y un pésimo ejemplo a seguir. Señor Falcao, usted no le negó el respaldo al "Bolillo" por ser cristiano, usted no quiso firmar por cuidar su imagen. Me alegra tanto que haya salido en ese comercial del gobierno y que usted mismo se haya encargado de quitarse la máscara ante todo el país. Es usted un pésimo ejemplo para los colombianos, un verdadero "tigre" disfrazado de oveja, cubierto bajo una buena fachada que en gran parte le han ayudado a construir los medios de comunicación y algunos periodistas lambetones, que derraman mares de tinta adulándole como si de un dios se tratase.

Lo felicito Radamel, ¡qué gran político es usted!

PD: El señor Radamel Falcao García Zárate NO me representa a mi, ni a ninguno de los colombianos de bien que defendemos el derecho internacional humanitario.
© 2012-2016 LA DOBLE H. Todos los derechos reservados.